alert icon
Este sitio Web no admite Internet Explorer 8. Por favor, actualice su versión de Internet Explorer o utilice un navegador más actualizado.
Ocultar mensaje hide icon

Marguerite Walz

Marguerite Walz, Vicepresidenta, Recursos Humanos

Marguerite Walz

Vicepresidenta, Recursos Humanos

Descargar una Biografía breve

Los retos más importantes que veo hoy en los RRHH son crear experiencias que estimulen y comprometan a todas la generaciones de la plantilla, y ser lo suficientemente ágiles para cambiar rápido. Las brechas generacionales no son algo nuevo, pero la creación de una experiencia atractiva y significativa para las personas va cambiando con los años.

La tecnología y la mentalidad “siempre activa”; han cambiado la forma en que trabajamos, aprendemos, respondemos e interactuamos. Las empresas que pueden crear una cultura abierta, ágil y con tecnología inteligente, si al mismo tiempo tienen en cuenta la “experiencia de las personas”; tendrán éxito. En los entornos de fábricas, también, hay un esfuerzo constante por atraer una nueva generación de talento que quiera hacer una carrera en fabricación.

Los desafíos y velocidad de cambio son estimulantes y difíciles, pero me encanta imaginar estas cosas—como un equipo. Yo soy una conectora, y RRHH solo va de de unir a las personas de una organización para enfocarse en algo más grande que una persona. Cuando conoces el negocio, su misión y a su gente, hay muchas y muy buenas cosas que puedes hacer en equipo.

Siempre supe que me dedicaría al servicio por alguna vía o de alguna forma; aunque no sabía que sería como profesional de los RRHH. Crecí en el Condado de Dutchess, New York—que está a poco más de una hora de la ciudad—y fui a estudiar y me gradué en la Universidad de Albany. Siempre pensaba en trabajar para la Policía del estado de Nueva York o el FBI.

De hecho, mi primer contacto con los RRHH fue durante un internado de postgrado en la policía estatal. Tenían una mentalidad muy progresista y estaban empezando a transformar su departamento de RRHH. Su enfoque administrativo cambió a un enfoque más de desarrollo de líderes y empleados—con un énfasis específico en la diversidad e inclusión. En los años sucesivos, he sido afortunada de trabajar para empresas comprometidas con el cambio a mejor, que eran progresistas y valoraban realmente a la gente y los entornos de aprendizaje.

Mi primera gran oportunidad fue como directora de RRHH de GE en Schenectady, NY, apoyando al equipo de beneficios. Después de alrededor de un año, fui aceptada en su programa de liderazgo de RRHH, diseñado para ofrecer una comprensión profunda de los RRHH. Para completar mi experiencia, necesitaba una práctica de RRHH en un entorno de fabricación, por lo que me ofrecieron la oportunidad de trasladarme a GE Quartz en Willoughby, OH. Al principio estaba totalmente fuera de mi elemento, pero ese trabajo fue el punto de inflexión de mi carrera y de mi vida. He trabajado en entornos de fabricación desde entonces, incluyendo el puesto de jefa del departamento de RRHH de Akzo Nobel North America.

Entonces, decidí dejar el trabajo tradicional. Fui dueña de una pequeña empresa como coach y asesora, para poder estar más tiempo con mis niñas. Mi marido Kevin y yo tenemos tres hijas que me tienen asombrada. Ellas son mi mayor fuente de alegría. Criar a los hijos es para toda la vida, y mi marido y yo sabemos que si criamos grandes seres humanos, habremos hecho nuestro trabajo.

Cuando el puesto en Swagelok estuvo disponible, quedé fascinada. En primer lugar, la reputación de la empresa es increíble. Y en segundo lugar, vi una oportunidad de tener un verdadero impacto en el negocio. Me encantan los negocios, la gente, los equipos y las organizaciones—y unir todas esas piezas juntas. Y, aquí en Swagelok, a medida que seguimos nuestro camino de transformación, espero que mi pasión y mi experiencia ayuden a la empresa a unir todas esas piezas para alcanzar sus aspiraciones.

Ser de confianza, coach y mentor, y conocer nuestras habilidades son cosas que los socios de RRHH aman. Si hacemos las cosas bien, podemos realmente añadir valor atractivo, preocupado, inteligente y previsor. Es gratificante comprender el negocio y su gente de una forma más profunda y significativa y ayudar a toda la organización a progresar como equipo y como individuos. Los mejores líderes, según pienso yo, escuchan a las personas y verdaderamente les importan—sus valores, experiencias y aspiraciones.

El diálogo y las conversaciones sobre experiencias importantes tienen el poder de unir a la gente—en el trabajo y en la comunidad. Formo parte de la junta de la Ronald McDonald House de Cleveland desde hace muchos años. Si alguna vez necesita cambiar de perspectiva o quiere ver lo mejor de la inclusión, visite RMH.  Dentro de todas las grandes diferencias en el mundo, el voluntariado en la casa le recuerda que también todos somos iguales en muchos aspectos. Cuando tienes un hijo enfermo, no importa de dónde seas o tu pasado—el corazón responde de la misma forma.

El servicio y el liderazgo están estrechamente entrelazados. Soy afortunada de haber tenido grandes ejemplos y mentores durante toda mi vida. Su guía me ha ayudado a transitar este increíble—y no siempre fácil—viaje. Hoy, como madre, líder y mi propia mentora, deseo seguir recompensando por ello.