alert icon
Este sitio Web no admite Internet Explorer 8. Por favor, actualice su versión de Internet Explorer o utilice un navegador más actualizado.
Ocultar mensaje hide icon

Joel Feldman

William Canady, Presidente y Director General de Operaciones

Joel Feldman

Vicepresidente de Ingeniería

Como líder, siempre tengo en mente ofrecer a la gente nuevas oportunidades de crecimiento. Soy afortunado, y he visto cómo estar abierto a las oportunidades puede ser la diferencia.

Cuando yo era pequeño, mi padre aceptó una oportunidad laboral y mi familia se trasladó desde donde vivíamos, en Cleveland, Ohio. Él era asistente social y le ofrecieron la oportunidad de dirigir un pequeño organismo en Las Vegas, Nevada. Creo que mis padres nunca habían estado antes al oeste del Misisipi, un lugar que resultó ser el sitio perfecto para crecer.

A mí de joven me gustaba desmontar y volver a montar mis juguetes. Y claro, rápidamente aprendí que si te sobran piezas, la cosa no funciona exactamente igual. Y tengo la sensación de que ese fue el principio de mi carrera en la ingeniería.

También me gustaban las matemáticas y las ciencias. Así es que se lo dije a mis padres—un asistente social y una librera—y ellos me ayudaron a encontrar un campamento de ingeniería antes de empezar mi último año en el instituto. Era un programa de tres semanas llamado "Cómo se hace un ingeniero", y fue una gran oportunidad para mí de adentrarme en diferentes actividades. Allí comprobé que me gustaba mucho más la ingeniería mecánica que la ingeniería eléctrica o la informática. Y también les dio a mis padres confianza para invertir en un grado de ingeniería.

Una de las cosas que me atrajeron de la Universidad de Case Western Reserve fue su fuerte programa cooperativo de ingeniería. Durante mi segundo año, empecé entrevistas con diferentes empresas, y una de ellas fue Swagelok. Y salí de allí convencido de que una empresa de válvulas y racores era mucho más interesante de lo que nunca había imaginado.

Desde que me uní a Swagelok como cooperador en 1996, nunca he mirado atrás. Durante mi carrera he tenido oportunidades de explorar, aprender y crecer—como ingeniero y como líder.

Después de graduarme entré en el grupo de ingeniería de ensamblaje. Y gracias a mi experiencia cooperativa, conocía mi pasión por el desarrollo de nuevos productos y le hablé a mi jefe sobre encaminarme en esa dirección. Cerca de un año después se me ofreció ser parte de un programa de rotación de ingenieros de producto. No era exactamente el puesto de desarrollo de producto que esperaba, pero acepté la oportunidad.

Como ingeniero de producto aprendí lo que se necesita para respaldar un producto de éxito en campo. Aprendí a lo que se enfrentan nuestros clientes, a lo que se enfrenta la fabricación, a lo que se enfrenta el equipo del servicio técnico—este puesto me permitió interactuar con muchos grupos de la organización y me preparó para el puesto de desarrollo de nuevos productos.

Uno de mis proyectos favoritos en el desarrollo de nuevos productos fue ser el ingeniero jefe de diseño de una nueva válvula de selección de corrientes. Empezamos con una hoja en blanco, y el objetivo de desarrollar un nuevo producto que efectivamente cubriese las necesidades del mercado. Creo que todo el equipo nos divertimos con el proyecto, además de crear un par de patentes durante el proceso. Hasta ahora siempre me entusiasma ver ese producto funcionando en campo.

Aunque siempre he tratado de mostrar al máximo mi dirección personal pero más como un líder en la sombra, me encantó la oportunidad de dirigir el grupo de ingeniería de diseño. Y dos años después dirigía a todo el equipo de desarrollo de nuevos productos. Fue una asignación llena de desafíos, pero también me divertí mucho desarrollando productos como la válvula de bola de media presión y la válvula de diafragma serie DE.

Para ser un mejor líder, me dediqué a mejorar mis dotes comunicativas. Así que me entusiasmó aceptar una oportunidad en el servicio de atención al cliente, donde interactuaba diariamente con clientes y distribuidores. Crecí mucho con esa experiencia y fui promocionado como director de la cadena de distribución externa.

Después regresé como director de ingeniería de innovaciones de diseño, dirigiendo todas las actividades de cara al cliente de la ingeniería corporativa. Fue una gran oportunidad para el equipo de calibrar cómo podíamos ser más ágiles, asumir desafíos y acercarnos a nuestros mercados.

Continué desarrollando mi agudeza empresarial y orientación al cliente primero como director de marketing industrial general y después como director de operaciones del grupo de servicios de racores. Disfruté aportando algo más de agudeza comercial a las operaciones y colaborando en toda la compañía para centrarnos en las mayores prioridades.

Ahora, como vicepresidente de ingeniería, quiero continuar perfeccionando la orientación de Swagelok en la innovación. Hay muchas oportunidades para nosotros. Para nosotros es importante trabajar de cerca con los distribuidores y los clientes para asegurar que estamos concentrados en las oportunidades adecuadas.

Además de con la innovación, estoy comprometido con el cuidado constante de la calidad y diseño de nuestros productos. Ocupamos un espacio del mercado que nos permite crear productos de alta calidad con trabajadores y procesos de alta calidad. Es un excelente lugar en el que estar, y cuando hablo con los clientes, ellos siempre agradecen de que les suministremos los productos que satisfacen sus expectativas. Vd. sabe que Swagelok entrega mucho más a nuestros clientes—la tranquilidad de espíritu y funcionalidad que permite a sus productos y aplicaciones hacer mucho más de lo que habían imaginado.

Fuera del trabajo me gusta hacer senderismo y jugar al tenis con mis dos hijos y mi esposa Karie, que es increíble; tiene un doctorado de la Case y es un orgulloso miembro del departamento de sociología.

Soy miembro de la junta de una pequeña organización sin ánimo de lucro llamada Progress with Chess. Es maravilloso ver el impacto que jugar al ajedrez puede tener en las vidas de los niños, permitiéndoles comprender mejor qué es el pensamiento estratégico. También estuve en el comité de subvenciones de Komen Northeast Ohio y me siento orgulloso de ser un miembro de su junta.