alert icon
Este sitio Web no admite Internet Explorer 8. Por favor, actualice su versión de Internet Explorer o utilice un navegador más actualizado.
Ocultar mensaje hide icon

William Canady

William Canady, Presidente y Director General de Operaciones

William Canady

Presidente y Director General de Operaciones

Descargar una Biografía breve

Como líder, yo quiero dos cosas. Primero, creo que es importante tener una visión clara y ser capaz de compartirla con el equipo. Nunca he ocupado un puesto en el que no hubiese oportunidades. En realidad siempre hay muchas oportunidades. Así, como líder, creo que mi trabajo es ayudar a los equipos a enfocarse y unirse en torno a las pocas oportunidades críticas para aprovecharlas y alcanzar los objetivos. Eso es algo que me estimula y, creo que también al equipo. 

Segundo, para mí, el liderazgo es ayudar a la gente a crecer—siendo un líder servidor. Mucha gente que trabajó para mí al principio de sus carreras son ahora presidentes o directores generales. Eso es una maravilla de la que me siento muy orgulloso. Y creo que ahí es donde está el legado.

Ser fiel a esos principios me ayuda a tener un impacto cada día—en el negocio y en mis equipos. 

Todo lo que he hecho hasta ahora me ha preparado para mi puesto actual. Crecí instalando equipos con accesorios de compresión con mi padre, que tenía una empresa de climatización en una pequeña localidad de Carolina del Norte. Ese tipo de trabajo te enseña el valor de la calidad y de hacer las cosas bien desde el principio; me gusta decir que nos ganamos la vida con nuestras manos y nuestro ingenio. 

Pero como muchos jóvenes, no sabía qué carrera quería hacer; no tenía una vocación en particular. Así al acabar el bachillerato me alisté en la Marina de los EE.UU. — lo cual te ayuda a madurar durante la transición al adulto. Y también así pagué la universidad.

Tras el servicio militar, me trasladé a Illinois a trabajar. Y resultó ser un traslado importante, ya que allí encontré y me casé con mi esposa, formé mi propia familia y me gradué en la Universidad de Elmhurst.

Cada caso es distinto, pero en algún momento de tu carrera empiezas a tener una nueva perspectiva. Empiezas a pensar en lo que realmente quieres hacer, cual es tu don, y dónde crees que puedes tener un mayor impacto. Para mí, eso llegó a finales de los 90. Había trabajado en varios lugares y entonces era director general de una empresa de control climático; me gustaba lo que hacía, y tenía talento para ello. Entonces supe que quería dirigir empresas.

Esa comprensión me ayudó a trazar mi futuro con determinación. Me inspiró a desafiarme a mí mismo y hacer un MBA en la Universidad de Chicago. También me ayudó a sacar partido de mi experiencia laboral. En mis dos primeras empresas había aprendido cómo hacer adquisiciones. En la siguiente, aprendí cómo implementar procesos flexibles y comprendí en profundidad lo que es la mejora continua. Veía cada cambio profesional como una oportunidad de aprender nuevas habilidades y ver dónde éstas me llevaban.

Aprendí algo de cada organización en la que trabajé y de cada puesto que ocupé, pero lo más importante que aprendí fue a intentar comprender—lo que se está haciendo y por qué se está haciendo de esa forma. Cada organización tiene su propia forma de hacer las cosas, y ninguna de ellas tiene por qué ser necesariamente mala o buena.

También he tenido mis propias lecciones personales, como la importancia de un fuerte apoyo. Todas mis oportunidades y experiencias me hicieron viajar—mucho, y me he trasladado con mi familia muchas veces. No habría podido alcanzar mis objetivos profesionales sin el inestimable apoyo de mi mujer y mis dos hijas, que tuvieron que valerse por sí mismas mucho más de lo que hubiese deseado. 

Ese impresionante apoyo y mi propia perseverancia son con mucho los dos factores más importantes de mi carrera. Creo que se trata de ir a trabajar todos los días, dar lo mejor de ti, y tener una visión más amplia para hacer lo que toca.

Mi visión y mi perseverancia también guían mi interés en servir a la comunidad. Actualmente soy miembro de la junta de Young Life, una organización global sin ánimo de lucro dedicada a ayudar a los jóvenes a alcanzar sus objetivos.